La Bestia


El alma camina en silencio por tu mirada, tu mano esta anudada a la mía, es apenas el sonido inexistente de la realidad, la eternidad es el laberinto, donde el amor es la muerte, la entrega de lo que no tenemos.

Es esa pequeña alegría al despertar y sentir tu respiración pausada sobre la nuca, o ese instante fugaz en el que la duda se recuesta sobre el misterio, para bendecirme con el placer de tus labios contra la piel desnuda. Es el alma que camina en silencio, sin pudor, dentro de tu deseo, arrullando a la bestia  al filo del abismo.



©Mayte G.
Fragmento II: "La Bestia".
Imagen: Silvia Ji

8 comentarios:

  1. En silencio, pero en el lugar preciso...

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Bestial!!!!!!!!!
    No puedo describirlo de otra manera, Profundo le que sentaría bien, pero se quedaría corto.
    "Arrullando ala bestia al filo del abismo" ... Perfecto.

    ResponderEliminar
  3. Me gusta el silencio, como senda para una caminata reflexiva, para un trozo de alma.
    Te agradezco que mantengas vivo el oxígeno.
    La disolución intenta hacerme invisible... gracias a ti... me siento mejor.
    Espero que me entiendas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. El laberinto de un minotauro amado y deseado... No hay abismo.



    Bss

    ResponderEliminar
  5. La bestia se hace querer en sus silencios.

    ResponderEliminar
  6. Bendita sea esa bestia que todos llevamos dentro, bendita sea, sobre todo cuando despierta y nos hace sentirnos vivos en nosotros mismos y en el otro.

    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cuando sale esa bestia, parece que nos liberamos.
    Besos, querida Mayte

    ResponderEliminar
  8. Llega a dar miedo esa bestia que se torna pérfida al momento de entablar.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.