Ausencia




Las gotas del silencio van cayendo sobre el cristal del alma, esta distancia maldita que se anida entre mi pecho y tu sonrisa, las ganas desvanecidas tras la lluvia que se anuncia y no termina de caer, tormenta de todos mis delirios.  Eres el agua que serena se escapa entre mis sueños, el aleteo de un colibrí que amoroso vuela entre la miel de tu cuerpo, y yo, triste pasajero del mundo, me encarno en ti, lejano, ausente, pero siempre tan lleno de ti,  extrañándote como la tierra a las raíces que algún dios ajeno arranco para sembrar en otras tierras, donde mis manos te hacen germinar bajo las estrellas que nos acunan sin temor.   

Más de mil cartas, contenidas en letras que se tatúan en la memoria, contando la historia que se teje llena de misterios que los sentidos van bosquejando en la hoja de nuestras vidas, el tiempo corre a su aire, bajo cada temporada en que tus ojos enormes como montañas arropan otras mirada y donde  tu amor es cobija de otros cuerpos, allá donde mis yemas temblorosas rozan  labios que son miel temporal, esfumándose bajo la sombra de tu eterno amanecer.   

Somos ahora diferentes de los que hemos sido,  somos en este instante ese hilo fino que se entrelaza bajo   tu nombre, que aún hace palpitar cada poro de la piel o  el sonido de tu voz, alebrestando mi sonrisa, esta carne que palpita, huella profunda de tu alma sobre la mía y que en esta ausencia se hace inmensidad casi imposible de salvar.  El corazón se estremece de nostalgia, sin más hogar que  aquél que tus brazos me regalan.




© Mayte G.

8 comentarios:

  1. La estela del ausente que se adelgaza o eleva según el espíritu del día que atravesamos.
    La estela siempre presente y el requemor de la herida.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. La distancia es tan cruel como la soledad, pero aun asi, logra inspirar bellezas.
    El amor es lo mejor de este mundo, pero no cualquiera puede expresarlo como tal.

    Y aqui, en ambos casos, tu lo hiciste perfecto. Mis felicitaciones.

    ResponderEliminar
  3. Ufff May, el otoño te sienta, tan bien, tan plena,
    que uno se encela de que te enamores de él, y aún así enamoras.

    Abrazos.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  4. A Heráclito se le atribuye la frase de que nunca nos podemos bañar en el mismo río... Tampoco podemos besar el mismo beso...


    bss

    ResponderEliminar
  5. Hilos que engarzan retazos de memoria, en los que la historia era bien distinta y que ahora tienen otros protagonistas.
    El paso del tiempo nos convierte en auténticos desconocidos de nosotros mismos.

    ResponderEliminar
  6. Precioso y sugerente!!!!!

    ResponderEliminar
  7. Que fría te sientes, o es frío el personaje? en ti van tan unidos como el amor, la ausencia y la belleza.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo1/2/14 7:14

    Enhorabuena Mayte!! La has clavado!
    Es un placer descubrirte y leerte.
    Nusk

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.