Adiós




En la soledad, la madrugada y
yo nos hacemos compañía,
con paciencia espero el tren
en esta vieja estación que los
dos llamamos olvido.

Soy la única pasajera, el amor
salto por la ventanilla de escape
haciendo del plural un billete
sin regreso.

El humo de la distancia se
alojo en el interior de la maleta
en la que los deseos han terminado
ahogados en el silencio.

Me marcho, sabiendo que el
destino es solo un viaje hacía
el alma, que hoy en libertad,
vuelve a soñar.




© Mayte G.

8 comentarios:

  1. Vuelve a soñar como cada mañana al despertar, feliz semana

    ResponderEliminar
  2. Hola.
    solo por llevar la contraria :)

    ¿como era? a si : bicos.

    ResponderEliminar
  3. A veces hay que cerrar puertas para que otras se puedan abrir...
    Brindo por esa libertad del alma.

    Muakis

    ResponderEliminar
  4. No te vayas muy lejos...
    sueña y vuela,
    pero regresa.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  5. El punto de fuga marca la perspectiva de las vías... y del olvido.


    Bss

    ResponderEliminar
  6. El humo se aleja como la brisa de la niebla.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  7. Ese plural y el billete es una figura literaria fabulosa, me gustó muchísimo, querida Mayte.
    Besitos y compañía tierna para ti.

    ResponderEliminar
  8. Hay tantos trenes..a lo que subirse y también bajarse, tantos!!.Un beso

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.