Cama en Ruinas



Bajo el inaudible sonido
del otoño, cada noche
bajo la tierra que nos
cobija en la inmensidad
de esta distancia, brama
inclemente el dolor perdido
en la memoria, como aire
que se lleva el polvo del
amor, cautivo de ti, sin mi.

Se desvanece en la locura 
de aquellos tiempos,
en que la nada era todo, 
y la sed sobre la piel era
interminable fuente del deseo,
donde las grietas eran solo
el pretexto para hundirse
en la carne, escondite del
mensaje  oculto, que el alma
dejo sobre los cuerpos.

Sábanas blancas deshechas
entre  el olvido, almohadas
desmoronando los sueños,
cansadas del vacío, sin el
recuerdo del aroma  a besos
derramándose sobre  tu boca
y la mía,  que hoy yacen sobre
la nada de esta cama en ruinas.



©Mayte G.
Fotografía: Serrah.

13 comentarios:

  1. El otoño parece que acerca distancias en el recuerdo. Y estos toman forma, y vuelven a dolernos.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay camas, sensaciones, amor furtivo que se escapa del cuerpo sin saber por qué.

    Besos
    Pedro

    ResponderEliminar
  3. Las sábanas a veces se callan a propósito
    pero revueltas ya son evidencia
    ojalá existan en cantidad suficiente.
    Precioso tu recuerdo... y también tus letras.

    Te echo de menos en Inmoverso.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  4. :))
    Feliz fin de semana, guapa!

    ResponderEliminar
  5. ¿Por qué será que el otoño amplifica los recuerdos y agranda las ausencias?


    Bss

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué bonito lo que has escrito! Precioso

    ResponderEliminar
  7. Creo que todos hemos tenido ruinas en alguna cama...y tu como siempre lo bordas!

    Beso.

    ResponderEliminar
  8. Esa soledad que cala los huesos,tremenda May.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  9. Las ruinas de la cama son los puntales del corazón... ¿o era al revés?
    Besos de lobo, sobrina

    ResponderEliminar
  10. Donde la nada lo era todo...que cierto que es. Un beso

    ResponderEliminar
  11. De un lugar acogedor, sensual, sugerente...pasamos a otro frío y lleno de soledad. Que levante la mano quien no lo haya sufrido.
    Un abrazo, Mayte.

    ResponderEliminar
  12. Siempre el dolor de lo que se ha perdido, de lo que nunca más se volverá a recuperar... Un abrazo muy fuerte, querida amiga y gracias por este poema tan reconocible en la experiencia de cada una.

    ResponderEliminar
  13. has puesto toda una imagen desde el mismísimo titulo, me gusta

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.