El Viaje



Un mundo se ha creado entre el cielo y el mar, vagamos por la tierra encontrando sensaciones que se despiertan apenas sin notarlo, que van germinando despacio en nuestro interior, que van despertado, dejando el letargo, encontrando un equilibrio que todo lo va llenando de belleza, momentos de calma en que todo a nuestro alrededor toma otra dimensión, y de pronto tenemos la certeza de que ha comenzado un viaje.

Somos destino y ruta, un camino a descubrir, un andar sin prisa por cada momento que se nos ofrece único, sencillo y pleno. Volver a andar sobre la tierra que nos regaló aprendizaje, sanar pequeñas heridas que las ausencias van tejiendo, sentir que los errores no son tal, sino pequeños cristales que reflejan la luz desde otra perspectiva, nutriéndonos.

Encontrar la respuesta en la pregunta que aún no se ha hecho, y que sin embargo late sin parar, esperando a ser vista a través de los miedos, de los prejuicios, en silencio o entre los sonidos de una hoja que se entrelaza infinitamente, como si quisiera rozar el cielo, como el murmullo de animales salvajes que corren libres, sintiendo el golpe de vida muy dentro de su ser, sin necesitar más, que sentirse vivos.

Sonreír con la suave sensación de la inocencia, reconocerla, sentir que sigue ahí, latiendo para fortalecer al corazón, que ha crecido fuerte a pesar de los miedos junto a la ilusión, desprendiéndose día a día de todo lo que ataba su propio vuelo. Reconocer en otros, el propio sentimiento de pertenecer a algo mucho más grande que ideas, costumbres, o pensamientos, somos parte intima de la naturaleza que nos llama a través de la distancia, del agua, del fuego encendido en atardeceres que el cielo regala, para tocar tierra y rozarnos con su calma.

Es un viaje más allá de una ciudad, de un país, del tiempo mismo, mucho más que eso, es encontrarnos en un camino que nos abre horizontes nuevos, que hace que la oscuridad brille tan fuerte, que sin saber cómo, la luz entra rompiendo todo lo árido, lo abraza, vibra, se expande tan profundamente que aún en la soledad, sentimos paz, soñamos soltando la tristeza, abrazando el corazón, amando nuestras raíces…reconociendo que no hay hogar sin alma, y que ella nos hace ser y estar.

Este es mi viaje...


©Mayte G.

7 comentarios:

  1. Un viaje...
    copado de esos razonamientos ornamentados como sólo tú sabes,
    la naturaleza, el hogar,
    la paz, el alma...

    soñamos soltando tristeza

    me gusta pensar que es así.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, Mayte, lo que escribiste en el facebook y lo que escribiste aquí. Que bonito viaje! Yo pronto empiezo el mío, que creo que nunca terminó. Gracias, linda, feliz viaje!!!!

    ResponderEliminar
  3. Lindo la Vida debería de ser esto: Un Viaje Continuo.Un saludo desde Almería.-
    http://visual-anjespinosa.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  4. Un viaje que sólo tú podrás emprender y finalizar.

    Hermosa prosa

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Delicioso viaje, que el resto del mundo pueda disfrutar de su belleza.
    Un beso

    ResponderEliminar
  6. Un viaje siempre sorprendente, y no siempre alegre.
    Muchos besos, querida y linda chiquilla

    ResponderEliminar
  7. Hermoso viaje por las letras marcando el camino hacia el alma en su recorrido por la vida.

    Besos

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.