Desarraigo



Me abstengo de ti, de
mi, de un (sin) nosotros
que ya no conjuga más
el tiempo.

Me desarraigo como 
trigal que no sabe echar
raíces, que ávido se entrega
a la cosecha del destino.

Me desvanezco entre el
viento que silba rabioso
bajo las hojas muertas,
tu nombre.


©Mayte G.

20 comentarios:

  1. Esa extracción del alma latiendo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Suena triste.. melancólico...pero terriblemente hermoso.. el alma que deambula entre las hojas de un bosque susurrando un nombre... Un abrazo cálido que inunde el alma de brotes verdes...

    ResponderEliminar
  3. Yo quiero ser viento y así no agarrarme a nada...
    besos

    ResponderEliminar
  4. Es intensamente hermosa tu manera de escribir. Un placer encontrarte Mayte. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Suena a despedida, suena a avandono... Pero suena bonito, como todo lo que sale de tu pluma. Pero a algo hay que agarrarse siempre, por muy desarraigo que tengamos (como en mi caso, que soy una desarraigada de la vida). Muakis azulona-guapa- :-)

    ResponderEliminar
  6. Libertad, el desarraigo siempre trae oportunidaes nuevas.

    Besos hermosa
    Pedro.

    ResponderEliminar
  7. Mientras susurra el cierzo en los vastos jardines sin aurora...

    ResponderEliminar
  8. Viento traidor que roba nombres y los convierte en ecos pertinaces.


    Bsss

    ResponderEliminar
  9. Dolorosa tiene que ser esa separación.

    Buen día

    ResponderEliminar
  10. Precioso suena el desarraigo en tus versos, a pesar del dolor que entraña y que contagia.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. A veces es necesario una pequeña muerte dentro de nosotros para poder renacer de nuevo....

    ResponderEliminar
  12. Renuncia, desarraigo, lamento...

    ResponderEliminar
  13. A veces hay que irse para encontrarse.

    ResponderEliminar
  14. Yo estoy en estos momentos desarraigada, pero anhelo mucho volver a dejar que mis raíces penetren por nuevas tierras.
    Un beso niña

    ResponderEliminar
  15. Cualquier nombre
    llevado al sonido
    bajo las hojas
    olvidadas por el otoño
    se sentiría premiado
    si tú le escribes.

    ResponderEliminar
  16. A veces es necesario algún tipo de desarraigo para ver mejor con la distancia.
    Besos, Mayte

    ResponderEliminar
  17. Hay nombres que por mucho que callamos no dejan de punzar...

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Es terrible perder aquellas raíces que nos sujetan al amor. Aunque, bien pensado, si el amor desaparece, ¿para qué empeñarse en permanecer en el mismo lugar? Un poema muy inspirado. Un abrazo muy fuerte, querida amiga.

    ResponderEliminar
  19. Admitir que la llama se ha apagado,
    es como oír las cenizas que el viento se ha llevado.

    ResponderEliminar
  20. Sé que el momento de la despedida llega, y llega sin ser pronunciada como usted la transmite, dulce, desgarrada, pero nunca despedida pronunciada porque esa para un corazómo como el suyo que se arraiga en la vida no es posible una terrena despedida.

    Crítico Admirado.

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.