El Rincón de París IV


La tarde se deja caer despacio, sin prisas recorre los ventanales, dejando a su paso una sombra de semioscuridad delatando la ansiedad de la noche por abrazar las soledades. La avenida Junot reposa en los pensamientos apagados de personas que toman el café viendo pasar el tiempo contra a sus deseos. Frente a su ventana se desnudan secretos tras cristales. Mira al otro lado del edificio, sabe que alguien la observa y no le importa, para ella son fantasmas en la oscuridad. Un cigarro apagado –como sus pensamientos- se posa entre sus labios, todo el fuego se ha consumido en un cerrar de ojos, fascinada por lo que ocurre en su memoria se deja llevar. 

Se acercó a Él, embriagada como las copas de los árboles meciéndose al viento. Mirarlo era un placer total, no podía apartar la mirada, aún con las dudas brotando en sus sentidos, avanzo con un beso  prendido a su piel.  Se acomodó a su lado, con las caderas apoyadas en el escritorio, sintió como temblaban sus piernas y apoyo sus brazos echando los hombros hacía atrás para mantener el poco equilibrio que le quedaba. Sonrío para si misma.

Él sintió su cercanía, su calor, estudió cada botón de su camisa blanca, pulcra y exquisitamente hilvanada, noto la cicatriz que le hizo cuando eran pequeños en su cuello, aparto la mirada apenado de tal crueldad infantil. Ella acerco las yemas de sus dedos a las suyas, las toco para comprobar que eran semejantes, tan parecidas como aquella vez que sus dedos viajaron bajo la falda gris de lana, rozando sin clemencia su más profundo anhelo.

 El viento casi arrebato de sus manos el cigarro, su mirada regreso en un segundo a esa otra mirada detrás del cristal, mientras le daba la espalda a su memoria.


©Mayte G.
Categoría: Cuenta-Historias.

30 comentarios:

  1. Intensidad bajo la piel, miradas y recuerdos. Me gusta tu rincón de París, me gusta.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Pienso que, en Paris, el dolor de la ausencia ha de tener doble fondo...

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Amor prohibido me parece intuir en tus palabras, el amor que más duele. Besitos Mayte, apreciada azul.

    ResponderEliminar
  4. Un simple cristal puede separar y comunicar tiempos pasados y por vivir. Y en París, ya....


    besos

    ResponderEliminar
  5. Hola!

    Las emociones van llegando...

    Buen dia.

    ResponderEliminar
  6. Enamoras más a cada palabra, lo sabías?

    ResponderEliminar
  7. Como me gusta leer tus rincones de París a cual más bueno!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  8. Imagino París y a ti detrás de unos visillos, pensando y escribiendo.
    Besos, Mayte, linda.

    ResponderEliminar
  9. Que sería de estos pequeños placeres que son leerla Mayte, gotas de frescura elegante entre tantas palabras y publicaciones sin sentido. Un día le daré una sorpresa.

    Crítico Admirado.

    ResponderEliminar
  10. Elquemastehaquerido21/4/12 0:33

    Ya verás tú sino encantas, que hasta el crítico admirado se va suavizando. París, Tú, tu prosa llena de misterio y deliciosa atrapa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. ...sin duda tus palabras embriagan...

    ResponderEliminar
  12. Dan ganas de estar presente, de ser testigo al menos a través de esos edificios de la mirada perdida en recuerdos.

    Te Beso.

    ResponderEliminar
  13. Querida Niña, siempre quedará París. Beso de fin de semana, guapi.

    ResponderEliminar
  14. Demasiada belleza en tus letras, tantos recuerdos mezclados con los tuyos al leerte. Disfruto.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. Toda una belleza de "rincón". Que grato es leerte Mayte.
    Que tengas un buen fin de semana y un abrazo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  16. La pasión se vive y luego se recuerda.

    Buen día

    ResponderEliminar
  17. Un cigarrillo siempre a destiempo.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  18. Esto es para leerlo con tanta calma y disfrutar, distender sentimientos. Llegas muy profundo.

    Besos Reina!

    Arturo.

    ResponderEliminar
  19. Ahora, leyéndote por enésima vez, te veo pasear por la Avenida Junot, siento el temblor de tus piernas, veo las volutas de humo (toso como buen exfumador) y escucho como el viento perfila tu espalda.

    Beso.

    ResponderEliminar
  20. Deliro contigo, eres genial en la prosa.
    Besos.

    Pedro.

    ResponderEliminar
  21. ¿Quien tuviese la magia para fundir sueños y realidad? Construir otra vida, para cuando esta se apague, con los momentos felices ya vividos. Eres genial escribiendo. Un abrazo

    ResponderEliminar
  22. Ay Mayte me he sentido como ella en un segundo, que bien transmites chica!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  23. Hay tardes que son una losa...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Hola, después de mi novela Detrás de las sonrisas, te cuento que terminé una nueva y voy a compartirla en mi blog:
    www.largocaminodelolvido.blogspot.com
    cuento con tus ojos...

    ResponderEliminar
  25. Ess huellas que tu también sabes dejar, que transmites que duelen y te hacen sonreír.

    Besos.

    ResponderEliminar
  26. Gracias por acompañarme en mis desvaríos parisinos.

    Besos a repartir.

    ResponderEliminar
  27. Anónimo27/4/12 5:59

    En silencio escucho los ruidos por la avenida, que viajan de edicio a edificio, en la memoria, en los sentidos. Delicada narración.

    Besos en medio del amanecer.
    Arturo.

    ResponderEliminar
  28. Ignacio...siempre es para un placer leerte, lo sabes.

    Un beso, ahí estaré.

    ResponderEliminar
  29. Gracias a tod@s y buen fin de semana!!

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.