El Rincón de París (III)




Los encuentros siempre le produjeron una sensación similar a las noches en que esperaba el regreso del sueño, luego de una larga velada entre risas y copas, volver a casa y toparse con la insistencia de su soledad, no era el encuentro más deseado, no esa noche.  La luz filtrándose por la ventana le recordó que la luna puede cegar tanto como el sol, como aquellas películas antiguas  en blanco y negro que al quemarse producen una bruma blanca al fondo de la mirada.

 Sentía el peso de los tacones sobre el resto de su cuerpo, se descalzo sin pensarlo, mientras se tumbaba sobre el sofá como si su peso contuviera toda la carga de sus pensamientos…entre sus manos sostenía casi sin fuerza una vieja y carcomida mancuernilla de madera, jugaba con ella delicadamente, la acariciaba casi con anhelo.

Sus ojos comenzaron a ceder a sus deseos, nunca fue un secreto que lo que la complacía era sencillo, natural, su sonrisa la delataba cuando Él la miraba de esa forma, vaga irreverente, haciendo suyas todas sus sensaciones, como si hubiese aprendido de sus propios ojos lo que hacían los suyos. Pero Ella tenía un secreto aún más profundo que su propia mirada….el sonido violento de las ramas contra el viento, furiosas de su memoria la trajeron de nuevo a la oscuridad que regalan los recuerdos jugando entre sus yemas y una vieja mancuernilla de madera.


©Mayte G
Categoría: Cuenta-Historias.

15 comentarios:

  1. Genial, sin más :)
    Y el que quiera entender que entienda.



    besos

    ResponderEliminar
  2. Que elegancia! Me rindo ante tu prosa.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. La mirada del otro es la respuesta de nuestros anhelos. Abrazo.
    Pedro.

    ResponderEliminar
  4. Un texto muy evocador, mayte. Produce nostalgia y un filo de tristeza infinita. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  5. Secreto que ni tan siquiera él podrá conocer.

    Hermoso y evocador

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Se puede decir que tus sensaciones son divinas y traspasan cuando se vuelven palabras: Eres Divina.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  7. Intimista relato, secreto…puede que incluso más que ese secreto escondido en ella…o en ti.

    Beso.

    ResponderEliminar
  8. Ok, no hay más que decir.
    La soledad tiene también su atractivo.
    Besitos, ¡ay, canallita linda!

    ResponderEliminar
  9. ESTE TÍTULO SIEMPRE ME TRAE A LA MEMORIA, GENTE QUE NO SABE PRONUNCIAR BIEN LA LETRA "R"..SERÁ POR ESO QUE NO LES PRESTO MUCHA ATENCIÓN.. BESOS MATRIOSKA QUERIDA.. PD:hacía mucho que no pasaba a dejar palabras..

    ResponderEliminar
  10. Su/tu secreto ha quedado bien guardado en el fondo de mis pupilas justo donde comienza el recuerdo.Bello, triste, sugerente.Un biquiño de A.Dulac

    ResponderEliminar
  11. La flor de los secretos se escriben en forma de besos no dados...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. Hola niña, te dejo un beso en secreto!
    Un abrazotee

    ResponderEliminar
  13. Bajo un paraguas, comtemplar el paso de los parisinos.
    Te oigo susurrar.

    Besos en las mejillas

    ResponderEliminar
  14. los encunetros
    sueños
    deseos
    cuerpos.. que se quieren...
    susurros que desean volar...

    :)

    abrazo serrano

    ResponderEliminar
  15. Gracias a todos por pasar y dejarme un trocito de su sentir!!

    Besos a repartir y buen fin de semana :D

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.