El rincón de París (II)











Antes que terminara enero, ya parecía febrero; el viento se había adelantado igual que las ganas de acunarse en sus brazos.   Fue al estudio en busca de silencio, se sirvió lentamente un vodka lleno de hielo y limón, se detuvo un momento y miró el teléfono.  El ventanal seguía abierto, las cortinas se ondeaban como sus pensamientos, el aire erizo su piel, sintió el impulso de llamarle.   Cerro las ventanas para aislarse del ruido insistente de París, del mundo a su alrededor.   Apenas se filtraba  la suave luz de las farolas recortada en la oscuridad contra su mirada perdida en el tiempo.

Busco su agenda en la caja vieja de madera que era de su padre, y sintió el temblor en sus manos. Las campanadas anunciaban la media noche... recordó esos largos paseos por la madrugada. A él le gustaba caminar en las noches, mientras ella se prendaba de su brazo y caminaba a su paso, con la delicadeza de un gato que se sabe protegido.   Él tomaba su mano y entonces se dirigían al tren para volver a casa, se acomodaban como dos adolescentes en los últimos asientos.   Sentían como los vagones  se mecían sobre los rieles y  apretaban sus manos muy fuerte,  juntos veían pasar la noche, los colores, las farolas y sus miradas en silencio, cómplices del último beso.

Entreabrió la ventana y dejo que las luces cubrieran sus recuerdos.



©MayteG.

25 comentarios:

  1. El temblor del recuerdo, golpea fuerte, en París o en el Alma.

    Un besoo dos.

    ResponderEliminar
  2. Los impulsos a veces nos llevan a sonreír. Abrazos Bonita.

    Pedro.

    ResponderEliminar
  3. Tu narrativa, junto con la de Felicidad Batista, son realmente lo que más me gusta leer, la verdad es que escribes muy bello...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  4. Hay noches que se prestan al recuerdo y es difícil atravesarlas, aún así, hay recuerdos que jamás se deben de olvidar y peores son las noches sin ellos.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Que delicia de relato, que bien transmite los sentimientos, la ausencia, sus recuerdos.
    Me encanta como describes las escenas.
    Un fuerte abrazo y buen fin de semana.
    Ramón.
    P.D.: La fotografía es estupenda, complementa de maravilla.

    ResponderEliminar
  6. Podría decir algo así de Roma, querida Mayte.
    Besos, canallita tierna.

    ResponderEliminar
  7. Quiero estrechar mi piel junto a tus palabras y que el vaiven de los sentidos se tomen de las manos.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  8. Bellìsimas y tiernas tus palabras volcadas con tanto sentimiento...
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Niña, estoy con virgi, podría decir algo así de Caracas.

    Un besote de fin de semana.

    ResponderEliminar
  10. Un leve escalofrío me ha recorrido el cuerpo. ¿Quién no ha tenido un París, un amor y el abrazo de un recuerdo mientras el viento gris del tiempo sopla perseverante.

    ResponderEliminar
  11. Hay recuerdos que ni el frío los atenúa...

    Saludos y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  12. Aroma agridulce el de las cajas de recuerdos... la brisa y las primeras sombras los mece en el quicio de la ventana.


    besos

    ResponderEliminar
  13. Creo que todas tenemos ventanas que se mecen en el recuerdo a veces. Es precioso May y la música también!!

    Besitos.

    ResponderEliminar
  14. ¡Hola!
    Algo se mira en el recuerdo.

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  15. Elquemastehaquerido29/1/12 19:12

    Me gustó mucho ese momento de abrazarse a su cuerpo y caminar...sentirse protegido contra el cuerpo amado, tu lo describes tan sutilmente hermoso.

    Besos.

    ResponderEliminar
  16. Pues mire usted, hoy coincido en que los recuerdos no saben de ciudades solo de sentmientos. ¿Echa usted en falta a alguien o ese alguien a usted?

    Crítico Admirado.

    ResponderEliminar
  17. Hay recuerdos que brillan con luz propia y su luz compite con la de cualquier farola, pues ni la del sol puede ocultar la que de ellos emana.

    Besos

    ResponderEliminar
  18. Anónimo1/2/12 22:56

    Entre la música y tus letras de cuenta historias, se mecen sensaciones casi desconocidas para mi, dulce melancolía. Un par de besos serían pocos por conmover y traspasar Mayte. Eres deliciosa.

    Arturo.

    ResponderEliminar
  19. y es que, no hay mejor rincón, aquél que se encapsula en un pequeño suspiro que porida ser minutos, horas, dias, o años... París es una delicia, como tus letras trambién.

    Besote y abrazos Mayte! :D

    ResponderEliminar
  20. Anónimo2/2/12 5:56

    Lo que es bonito, es bonito.

    Besos.

    ResponderEliminar
  21. Ni tan siquiera Sam podría interpretar, como tú, todo aquello que esconde Paris al otro lado del balcón.

    Beso.

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola!
    A veces, solo a veces, los recuerdos son heridas sangrantes...

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  23. Humm, como dice Joaquín, "al lugar donde fuiste feliz no debieras tratar de volver", ni siquiera con el pensamiento. Siempre es mucho mejor lo que vendrá.

    Besos para adelante. :)

    ResponderEliminar
  24. qué delicia. Un estado que viajo en letras...

    ResponderEliminar
  25. qué delicia. Un estado que viajo en letras...

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.