Cuenta Cuentos






Érase una vez, la historia de Aquélla que vivió en el reino del nunca jamás –existirás- entre ríos de palabras, dando saltos sobre luciérnagas extraviadas, alimentada de sonrisas y persiguiendo sueños rotos que ella volvía a armar. Cuentan que nació una noche sin luna, llena de oscuridad, tan terrible como inocente, la recibió abierta la tierra en sus raíces.

Creció rodeada por dragones, que con su fuego encendían las pasiones de los que respiran duermevelas. Intima de la soledad y enemiga del sufrimiento. Era cazadora de estrellas fugaces, y guardiana de deseos sin cumplir. Condenada a vivir anudada a la marea, ahogaba sensaciones en millones de caracolas, tirándolas luego al mar para contar secretos al oído de los que aprenden a no recordar.

Su vida era libre y natural, hasta que una tarde de tormenta, tropezó con el corazón de un príncipe herido que no sabía amar. En sus bolsillos encontró fecha de caducidad y, un puñado de caricias rotas que no despertarían la magia ni una sola vez más.

Aquélla eterna mariposa que siempre ha de volar, tapo sus oídos con ilusiones a tientas, se desnudó de temores, para ver con claridad el alma del pobre príncipe que no sabía amar. Lo que vio, le lleno de una sensación que no había conocido jamás. Supo en ese instante, que no podría ser la doncella que mira desde la torre alejarse a la locura, la que espera paciente a que el hechizo se rompa, morder manzanas o vivir para siempre encantada… Así que esa misma noche, a su príncipe beso y en rana le convirtió.



Mayte G©
Categoría: Mitos y Lamentos.
Fotografía: Kutambara.

20 comentarios:

  1. Algún día, en algún momento, la vida nos devuelve a la cruda realidad. Y pocas veces tenemos armas adecuadas como la princesa. Besitos, Mayte.

    ResponderEliminar
  2. Un corazón que no sabía amar... le tenía que salir rana, estaba claro. Pero si eso sólo pasara en los cuentos... ¿verdad?


    besos

    ResponderEliminar
  3. Creo que, a lo largo de nuestra vida, hemos sido esta princesa algunas veces e incluso nos hemos topado con principes a los que ni besando ni olvidando, se han convertido (para nuestro pesar) en ranas:)

    Cuántos corazones que no conocen el amor...
    Más, muchos más que en los cuentos

    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi me besó un día un princesa, y me convirtió en rana.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Normalmente, para asombro de muchos, ocurre lo que has contado...

    ResponderEliminar
  6. Chico-as...que esta no es una princesa eh....aclaro, es "Aquella", seguro que una princesa no habría convertido en rana al principe...que todo hay que decirlo ;)


    Virgi, ay...si yo te contará de dónde salió este cuentito, me he reído un montón ese día, eso sí, no había mucho drama, solo que a la princesa le gustan más las ranitas que los principes de a pie ;)

    Cenizas...jajajaja...me da que de ranita estaba mejor, si ;) Un abrazo.

    Trini, eso es cierto, hay gente que no sabe amar, si es que alguno de nosotros sabemos hacerlo, quizás sea solo que no aman como nosotros y ahí la confusión, esta princesa se me vino a la cabeza solita con su rana, su principe y su historia luego de muchas risas...un beso grandote :D

    Hiperión, yo estoy segura que no ha sido porque no supieras amar...aunque ...seguro qué era princesa y no una "Aquella" ?? :O Besos.

    Manuel...yo siempre he creído que los cuentos...no lo fueron tanto ;)

    ResponderEliminar
  7. Mayte, como se enteren de que andas con las ranas haciendo travesuras, no quiero saber yo eh! Me gustan como siempre más tus cuentos que los clásicos, sin duda.

    Te beso, preciosa.

    ResponderEliminar
  8. Mayte, que triste final de un bello cuento ¿sabías que las ranas se comen a las mariposas?...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  9. Tus cuentos son geniales, es leerlos desde otro lado del cristal, éste y el de Medusa son de mis preferidos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado... y no sé porque... pero desde el principio esperaba un final parecido... ( y más conociendóte una "miaja".. ;-))) Es que me encanta.. eso poder besar al principe o princesa y devolverlo a su estado natural.. ;-)))

    Voy a seguir con mis cosas.. ..croac... croac... !!! ;-))

    Un abrazo enorme desde las montañas.. !!! ( algo ya más "tranquilo"... por fin..;-))

    ResponderEliminar
  11. David con que no empieces de "pajarraco".... :P Beso-te.

    Scarlet, triste? jo, a mi me ha parecido divertido!! Jajajaja...ay no te preocupes que es solo un cuento loco. Una sonrisa.

    Max...casi te piso los talones eh...gracias, Medusa es de lo poco que me gusta a mi también.

    Pekas..estaba por cerrar cuando vi tu comentario entrar...no, no es su estado narural...jajajaja, más quisieran algunos principes (si existen) ser ranitas, tan lindas...fue un regalo de amor de "Aquella" ;)

    Tu eres rana o principe de los que les gustan a las princesas? :p

    Buena semana a tod@s!

    ResponderEliminar
  12. El príncipe se tenía bien merecido convertirse en rana por no haber aprendido (a tiempo) a amar. "Aquella" vive muy retirada, porque de lo contrario nuestras ciudades estarían llenas de ranas... Deliciosa reescritura del cuento. Un abrazo, querida amiga.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo6/9/11 12:58

    Ay, las ansiedades del amor, la paciencia breve, los labios expectantes; difícl rsistir entonces cuando la noche se descarga poblada de azahares y velos. Hay que besar, besar, hasta que duelan los labios de alegría.

    Yo conozco una Mayriposa así. :)

    Carlos de Apenas penas.

    ResponderEliminar
  14. Anónimo6/9/11 16:17

    Que bonito cuento Mayte, me gusta que se convierta en rana un principe que no sabe amar, no es que seamos vengativos, pero quizás sea más feliz asi, jejejeje.

    Un besito.
    Marizu

    ResponderEliminar
  15. Yo...soy un pedazo de sapo... !!! y más que en principe..me convierto a ratos en bucanero... a ratos gladiador.. !!! pero a día de hoy... todavía continuo "croando" en el rincón de ofertas de la boutique de la rana principesca... adquiere una rana y te llevas dos por el mismo precio.. ( por si acaso con la primera el tema del beso no acaba de funcionar y sigue croando..;-))))

    Un beso de bucanero desde la gran Matrix... ;-))

    ResponderEliminar
  16. Anónimo6/9/11 22:45

    Espero que cuando por fin me beses no me conviertas en rana, sapo ni nada parecido, con ser el que pueda hacerte sonreír siempre ya me conformo ;) Soñar se puede ¿no?

    Besos del Preguntón.

    ResponderEliminar
  17. Hola Mayte, he pasado a agradecerte el comentario que dejaste en mi página y la tentación de leerte fue grande, así que he leído varias cosas de las que has publicado y con tu permiso, me quedo. Me gusta tu forma de narrar y recrear historias. Un abrazo fuerte.
    Leo

    ResponderEliminar
  18. Me gusta tanto "aquélla"...

    ResponderEliminar
  19. Anónimo7/9/11 22:44

    Casi coincido con Juan Antonio...solo que a mi no me gusta aquella, me gustas Tú.

    ResponderEliminar
  20. Isabel, un gusto enorme volver a tenerte por aquí y disfrutar de tus letras. Un abrazo!

    Carlos, mi querido Maestro...me ha hecho sonreír entre palabras, un beso-te!


    Marizu...es que ha sido un regalo...todo un detalle de Aquella ;) Besos.


    Pekas, un "bicho de cuidado y recursos", sin duda es usted ;) Ya le encontraremos una princesa que al besarlo le vuelva a su estado natural...osea, Un...


    Preguntón... Se ha de soñar, para vibrar y no seré yo quien trunque sueños de nadie :)


    Leo, un placer, llegue a tu página por un amigo y me gustó lo leído, Gracias por pasar y quedarte a compartir letras, un besiño :)

    Juan Antonio...es que tú sabes lidiar con los casos más "rudos" de los cuentos ;) Un beso.

    Anónimo ...¿Gracias?

    Que tengan un estupendo fin de semana, gracias por detener el paso por esta Matrios-lo-ka...

    Abrazos a repartir!

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.