Días



A veces las mañanas , son suaves,  desean quedarse dormidas, para no despertar tormentas imposibles de contener, pero las mañanas son testarudas y se levantan lisonjeras, convenciéndose de que este día no será como otro, tiran de sus sábanas y se desnudan del sueño que mimoso, las despide con dos besos.

Las tardes luego del café del medio día, se vuelven un tanto frías y lacónicas, la lluvia empieza como una brizna y el día se pone de azules grisáceos, a veces casi se huele el mar, otras las montañas inundan con su aroma a pino y viento frío.   Las tardes se acurrucan entre las nubes y cubren los pensamientos, dejando caer ternura y mantas delicadamente sobre el corazón, pa´protegerlo de bajas de moral y posibles silencios demoledores de la razón.

Las noches, esas son furiosas, arrebatadas, insolentes y descaradas, se visten de sedas y encajes, de sensualidad y misterios, de oscuridad y luces que se desdibujan como caleideiscopios, las noches se alimentan de besos deseados, de caricias furtivas, de palabras que retumban en la luna, haciendo que las estrellas exploten, se contiene apenas en los bordes de la piel y se remonta en caminos de curvas y recovecos por descubrir, las noches no duermen, vigilan y anhelan, las madrugadas.

Esas madrugadas, llenas de silencio y figuras que forma el cielo de azul cobalto, las madrugadas son impacientes y friolentas, se les congela la punta de la nariz y esperan el calor, impacientes por sentirse recorridas entre sueños profundos y profanos, inocentes y dulces, envenenados y mágicos, como guerras de titanes, agitando las sábanas que las protegen esperando hasta el amanecer.

Al llegar los amaneceres como amantes furtivos, se esconden las estrellas y la luna espía sin decoro, como el sol se desnuda ante las nubes que forman un cortejo a su excelso color que desprende matices de fuego, que despeja el horizonte y se reviste de colores que nublan la conciencia, el rocío juguetea entre los capullos y el aire da suaves lametones al agua que cae sin querer , la tierra va despertando fértil y ansiosa se acercan de nuevo las mañanas.....remolonas que asoman acurrucadas entre almohadas.




© Mayte G.

21 comentarios:

  1. Amaneceres furtivos que nos cobijen...

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Que esa dulzura bien disfrazada entre tus trazos, explote en letras, en sensaciones y que las sienta así, plenas, suaves, intensas como tus días.

    Besos lindura.

    ResponderEliminar
  3. La rueda de los días. Todos tan parecidos y, a la vez, tan diferentes, como el estado de ánimos del ser lo decida o el destino los diseñe.

    Besossss

    ResponderEliminar
  4. Niña, que bien describes!!!
    te dejo un beso nocturno, veraniego y cercano.

    ResponderEliminar
  5. Mayte, primero que nada , gracias por tus palabras en mi blog, estoy de a poquito contestándoles,estoy algo mejor , pero aún algo desanimada...
    La dulzura que reflejas en tus escritos, se palpa...
    Besitos en el alma
    Scarlet2807

    ResponderEliminar
  6. Suave, dulce, dan ganas de pasar los días entre tus palabras, cercanas a ti.
    Te beso.

    ResponderEliminar
  7. Todos los días aunque nos parezcan iguales son distintos. Nadie mejor que tú describe un amanecer, una madrugada...unos sueños.
    Besos Mayte, eres la mejor.

    ResponderEliminar
  8. Elquemastehaquerido27/7/11 1:53

    Hay algo en estas palabras que calman, que serenan y hacen que te entregues a su vaiven, plácidas, suaves, delicadamente bonitas, como tú. Un beso grande.

    ResponderEliminar
  9. Quisiera perderme entre sabanas y sonar con buenos y nuevos amanecers, te mando muchos besinos, ciudadana ''galaico'' del mundo ;-)

    ResponderEliminar
  10. Me han emocionado tus palabras:¡qué bien escribes!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Hoy.. me siento conmovido... la lluvia acompaña la música de Nyman de fondo... mientras te leo, un lágrima furtiva abandona el cobijo de los párpados para iniciar un viaje por está piel casi otoñal...

    Cinco fragmentos...cinco estadios de un día... cinco energías.. los 5 elementos o transformaciones...

    Precioso...

    ResponderEliminar
  12. Delicado, y lleno de belleza, días y días...
    Un gran beso

    ResponderEliminar
  13. Las madrugadas se prestan para hermosos juegos, mi querida Mayte.
    Besitos

    ResponderEliminar
  14. Día, noche, vigilia, despertares, albas y ocasos y tú en cada uno de esos sitios...

    Beso nocturno.

    Carlos de Apenas penas.

    ResponderEliminar
  15. Bellísima tu descripción de los días y de la vida en general, con sus alegrías y sus penas, sus encuentros y desencuentros, sus fuegos y sus nieves.

    Un gusto leerte.

    Besos

    ResponderEliminar
  16. juer tía..
    algo tengo en mi q anhelo esos despertares..
    despertares de amor..

    maitiña mía..sabes expresar lo que muchos soñamos.

    beikiño.

    ResponderEliminar
  17. Buena descripción de lo que nos proporciona cada momento del día. En un principio se podría pensar que todos los días son iguales pero siempre hay diferencias pues nuestro estado de ánimo también influye.

    Buen día

    ResponderEliminar
  18. Delicado y lleno de ti. Besos.

    ResponderEliminar
  19. Max... que todo explote siempre si es para hacer latir. Besiño.

    Blau, preciosa, es que tú me ves -lees- con ojos de cariño, un Abrazo ;)

    Scarlet...gracias a ti...un besiño.

    Murat...seguro que lo tienes, mira bien, abrete a las sensaciones ;)

    ResponderEliminar
  20. David, ten bonito día...;)

    Antorelo, me sonrojo, es un honor, besiño.

    Pekas...todo se transforma a cada instante, se vuelve único, disoluble, eterno y vuelta a empezar, sintiendo, vibrando, incluso entre lágrimas y estaciones...siempre, un Beso ;)

    Carlos, gracias, maestro ;), un besiño.

    Manolito...eres de lo que no hay, gracias por la sonrisa, por tus palabras.

    ResponderEliminar
  21. Gracias a todos por detenerse un momento...y dejarme sus palabras.

    Abrazos a repartir!

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.