Cartas Ausentes



El reloj de la iglesia anuncia el final de cada día.  Azota cruel,  la memoria del ocaso reflejado,  en la mirada perdida.  Los años parecen enemigos,  golpean  mi piel llenando de polvo cada marca del tiempo.  Me llevo la mano al pecho para respirar hondo, tengo un hueco, la ausencia de aquel sentimiento guardado como pañuelo que cada noche sostengo entre mis manos. Tu aroma me acompaña y me envenena.

Vivo desapareciendo entre palabras que no tienen destino, en papeles en blanco que burlones me miran segundo a segundo. La rugosidad de mis recuerdos son inacabados, como las tormentas de mayo. Asfixiantes cuando no tocan la tierra,  vapor condensado de pasión que no ha ya de explotar en tu vientre.  Dia a día, levantar un pie tras otro,  andar tras algo que no sé bien que es ni dónde se encuentra, ahora sé que respirar la belleza es una condenda.   Recorrer el camino sereno, aquél sendero pequeño que me llevaba  al riachuelo donde tus caderas se mecian suaves en el oleaje de un río que nace queriendo ser mar.  Lavar tus pies en la orilla,  entre las rocas,  latir en tu dulzura, sentir el temblor de tus muslos contra el calor de mis yemas.   Tu mirada pidiendo más y mi deseo inquieto por tu vientre.

La hierba que retozando nos cobijo tantas tardes, la tormenta desatada en tu cuerpo húmedo, tus labios tibios mojando los míos. Tu voz, las horas detenidas, mis palabras condensadas entre tinta vieja.   La misma que ahora me acompaña, noche tras noche, destrozada luego por las manos que antes de caricias te contaron cuentos.  Estoy seco, viejo, aturdido, no sé si hoy ha sido ayer, o este es solo un recuerdo de todo lo que en tus brazos fui.

Escribo de madrugada, en silencio, como si tatuara secretos antiguos, para que nadie, absolutamente nadie sepa  del calor que solo tu nombre en mi  despierta.   Tan febril como el viento que roza insinuante las hojas del roble que ya no columpia tus anhelos.  Mi ganas de hombre, son ahora como las palabras que se derraman sobre este papel, planas, laxas, dolorosas sin ti.  Esperando que en algún momento tanta indolencia, desaparezca.  Que el dolor se borre de una sola vez y sin contemplaciones del burdo papel, de esta vida yerma, de mi.   Más sé bien,  que hay cartas, cuya única respuesta ha de ser la ausencia. 


©Mayte G  
Cuenta Historias

28 comentarios:

  1. Hola!!

    Tu blog es fascinante y muy curioso. Me encantaría enlazarlo o poner tu banner en mis sitios webs y así nos beneficiarnos ambos con más visitas.
    Sí te gusta la idea, mándame el titulo de tu blog o imágenes para hacerte un banner.
    Espero tu respuesta.
    Que tengas un lindo día
    GiLLi
    gilixitana@hotmail.com
    http://gilixita.blogspot.com/
    http://www.facebook.com/giLixiTa

    ResponderEliminar
  2. Ummmmmmmmmmmm................ preciosa narracion de los recuerdos gratos pegados en las canas......... Beso:)

    ResponderEliminar
  3. Golpeaste fuerte en el alma... esas hermosas y tiernas palabras escritas, atraviesan oceános y se desparraman por está habitación en la que habita tú ausencia...

    Bello texto... que no sé porque extraño conjuro ha calado hondo...

    Muy hermoso... Un cálido y enorme abrazo rompeausencias...

    ResponderEliminar
  4. Tu ausencia se vuelve presencia cuando tu la nombras y en tus palabras se derrama toda la belleza, Mayte tocas el Alma y te beso por ello.

    ResponderEliminar
  5. Ese roce de palabras... busco un culpable... ¿ha sido el viento?

    ResponderEliminar
  6. Elquemastehaquerido14/5/11 0:16

    Esta noche golpea salvaje la memoria, en el recuerdo de tu mirada o de tus palabras, es verdad. Envenenas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. no se si hoy se ha hecho ayer..

    joder.

    te sales..

    un bikiño.

    ResponderEliminar
  8. joder

    flipo contigo. sí.

    me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta la forma en que escribes, transmitas y logras llegar al sentimiento del ser humano, lates tanto que asombras Mayte.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  10. Creo que la ausencia ha trazado más cartas que la pasión.

    Hay nombre imborrables.

    Hermoso texto. Logras que tus palabras no sólo lleguen sino que traspasen.

    Besos

    ResponderEliminar
  11. Que delicia de historia, Mayte. Desde que inicias la "carta" con "El reloj" hasta su finalización con "ausencia" he quedado atrapado.
    Que tengas un estupendo fin de semana.
    Cordial saludo.
    Ramón

    ResponderEliminar
  12. Duele la ausencia, como el olvido. Pero en tus manos son adorables, incluso ellos.

    ResponderEliminar
  13. Hay días que las casualidades rebotan una tras otra...
    Precioso Mayte, siempre has tenido la facilidad de escribir cosas hermosas con una sensibilidad que sobrecoge.
    Un beso.
    Pd: Hoy por casualidad, busqué entre cosas que humean por el tiempo y encontré un relato con el título "Mientras pasa la vida" y más tarde en el blog de Joana pude deleitarme con un hermoso relato que narraba soledades y amores perdidos cuando pintan las canas. Y para coronar el día el broche de oro con tu relato.

    ResponderEliminar
  14. Se disfruta tanto venir aquí, leer, respirar y sentir.

    Besos.

    ResponderEliminar
  15. La ausencia tatúa soledades, y los recuerdos abrasan la piel y la memoria.

    besos

    ResponderEliminar
  16. En ese momento de paró el reloj... Y el dolor dejó de existir.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Tatuada nuestra piel por las vidas vividas, por los huellas, por los aromas lejanos, por las caricias que no volverán, seguimos adelante, siempre habrá otras cartas que leer, mi querida Mayte.

    ResponderEliminar
  18. Mayte, esto me ha gustado muchísimo!
    Un besito :D

    ResponderEliminar
  19. Querida niña, ya estoy en el otro continente, lejos del tuyo. Leerte significa que he llegado a casa. Preciosa música la que escucho y precioso texto. Añoraba un poquito esta parte de mi vida, la de visitarlos, la de compartir.

    Un besote

    ResponderEliminar
  20. Disfruto y me relaja,como una barca alviento Mayte, tus palabras.

    ResponderEliminar
  21. Letras con sabor a tristeza, pero muy bien talladas. Besos mi linda Mayte, espero saber màs de ti y descubrir a ese maravilloso ser que està detràs de tus letras.
    Salud-os desde mi incertidumbre.

    ResponderEliminar
  22. Con el paso de los años las soledades y las ausencias ocupan cada vez más espacio en la vida.
    Un texto precioso.

    Buen día

    ResponderEliminar
  23. ¡Hola!
    Unas letras que llegan al alma.

    Salud.
    J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  24. Hola, he pasado por aqui a traves de un blog (ya no recuerdo cual era), pero he encontrado una grata sorpresa, he tenido un agradable momento que no se da muy a menudo, de disfrutar lo que escribes, te felicito por el diseño, me ha gustado mucho y sobre todo lo que he leido.

    Muchas gracias por compartir! =)
    saludos.

    ResponderEliminar
  25. sólo unos pocos seguimos atados a las cartas, al atávico miedo de la primera frase, al más enfermizo aún de la no respuesta

    pero lo cierto es que escribimos por nosotros mismos, terapia auto-impuesta para permanecer en el recuerdo del papel

    ResponderEliminar
  26. Gracias por acompañarme en mis desvarios un placer compartirlos.

    ResponderEliminar
  27. Un blog precioso y unas palabras que llegan al alma...
    Besitos, Scarlet2807

    ResponderEliminar
  28. Muchas gracias por pasar por estos desvaríos ....por dejar su huella en silencio y en palabras.

    Un abrazo grande y buen Domingo!

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.