Rolando.


Tu sonrisa era como las pequeñas luces en las avenidas sin nombre. Tenías esas pequeñas pecas que te bordeaban la nariz, como puntitos que semejaban gotas de mandarina. En tu mirada se condensaba toda la inocencia con la que mi corazón podría tropezar, tus manos suaves y tibias afirmaban entre tus dedos mis manos temerosas. A tu lado se descubrieron los más dulces motivos para sonreir cada mañana, entre mensajes con tizas bajo los árboles de la escuela,  brillaban  nuestras ilusiones. 

Descubrimos la inmensidad de un silencio, cuando acunaste en tus manos ese pájaro herido, dándole calor aún sabiendolo sin vida, para que yo no sufriera y  torpemente me abrazaste.   Tu nombre ronda mi tierna memoria, la esperanza dulce del primer amor que se roza con la yema de los dedos. El dolor incomprensible de una despedida sin aviso, de esas cosas que los niños no entienden –dicen- y que los adultos consuelan con helados y promesas. 

El tiempo pasa,  los años sobre mi piel, dictan que soy una mujer. Una mujer que cada año al terminar el invierno mira al cielo, encontrando sueños de nubes blancas como tu  sonrisa.   Entonces, la niña que fui –soy- sonríe con fuerza, vibra profundamente como si en el recuerdo de tu abrazo,  bajo los árboles, todo fuese mejor. 



©Mayte G.

16 comentarios:

  1. Escenas grabadas durante nuestr aniñez y juventod que el tiempo que pasa sobre ellas, jamás borrará. Recuerdos que nos dejan un regusto dulce y una suave añoranza.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Leyéndote, mi mente ha hecho un "fundido" cinematográfico y me ha devuelto a un tiempo pasado cuando esos milagros eran posibles.
    Melancolía.

    besos

    ResponderEliminar
  3. Es muy importante reír mucho. Alejas las penas.

    Besos de Princesa

    ResponderEliminar
  4. Hay recuerdos que son inolvidables y que llevamos siempre a mano, porque nos hacen ser mejores personas. Todos tenemos un pedacito del corazón afincado en la infancia.

    Bello relato.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  5. Una preciosidad para mantener en la memoria.
    Un recuerdo que siempre dulcificara nuestros días.

    Es un pensamiento recurrente en mi, los niños pequeños a los que un cambio de población de sus padres arrastra a una nueva vida, dejando atrás la anterior, sin que puedan hacer nada.
    El determinismo de estas situaciones siempre me ha focalizado la atención.
    Los enanos piensan que solo puede ser así, que no hay ninguna otra posibilidad,

    ResponderEliminar
  6. La niñez es la mejor etapa de nuestra vida. Son muy gratos los recuerdos que de ella guardamos.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Mayte, que recuerdos de mi niñez, gracias.

    Un besote y feliz inicio de semana!

    ResponderEliminar
  8. ¡Qué precioso, qué tierno!
    Pensé en los novios de mi infancia y recordé a un pelirrojo del que nunca más supe nada.
    ¡Hace tanto...!
    Besos entre canallitas.

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué texto tan bello, mayte! Y qué recuerdo de infancia lleno de ternura, porque hay cosas que no pueden comprenderse, sino vivirse simplemente. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Elquemastehaquerido15/3/11 2:46

    El dolor traspasa aún la inocencia, y tu lo bordas delicada y bellamente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  11. Cine clásico y bellísima prosa poética, a los dos nos corre por las venas esa sangre especial, este texto es de una hermosura placentera, es como pisar entre algodones, me ha atrapado y en tu otro blog la entrada sobre el gran Richard Burton ha alimentado mi cinefagia abrasadora.

    Con tu permiso te visitaré a menudo.

    ResponderEliminar
  12. La dulce belleza siempre palpita en tus palabras Mayte.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  13. Recuerdos y aromas impregnados en la piel... da igual el tiempo pasado... Me ha encantado la frase sobre helados y promesas... El Häagen Dazs... nueces de macadamia... va perfecto para esos momentos previos a las promesas y a los intentos de olvido...
    :-)))))))

    Un beso, chocolateado y afresado.. ;-)))

    ResponderEliminar
  14. Entras tan tierna...que luego desgarras todo dolorosamente entre los pequeños recuerdos.

    Besitos May.

    Marizu

    ResponderEliminar
  15. Tierno relato que llena de dolor y dulzura.

    Besos Reina!!

    ResponderEliminar
  16. Una pequeña parte de si se desprende deliciosamente, da por la cara con la ternura por la perdida Mayte.

    Besos.

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.