La Entrega.



Me entrego a Ti
con la huella
de este único
Amor.

Cayendo sin
cordura
embestida de
Pasión.

Sin pudor
muéstrame
lo más fragil
de tu Ser.

Anúdate
ciegamente
como Ulises
al temblor de
mi Piel.

Y entonces
en el más
profundo silencio
entrégate a Mí.


©Mayte G.

Imagen: 
Amantes 114 /Nicoletta.

18 comentarios:

  1. Me ha gustado lo de atarme al temblor de la piel.

    Creo que sabría hacerlo.

    ResponderEliminar
  2. En silencio, es como cunden las mejores entregas, hablan las sensaciones a traves del deseo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Y, entonces, se producirá el milagro de la entrega compartida.

    Besossss

    ResponderEliminar
  4. Ciertamente me ha gustado de principio a fín, ésta posía. Estupenda, Mayte. Buen Miercoles. Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar
  5. Escasean los Ulises capaces de tanta entrega, pero la demanda de tu piel ha tomado una voz hermosa, como es costumbre en lo que a través de tus letras... reivendica algo.
    Por tanto... quizá los temblores sean un castigo placentero.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  6. Tu nunca destrozas la poesía Mayte, ya lo dije muchas veces, lo sé...
    Pero hilvanas sensaciones como por arte de magia...
    Besos a tu alma, siempre!!!

    ResponderEliminar
  7. Sin duda alguna me entregaría a ti,en piel y más.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  8. Hay imperativos que son deliciosas invitaciones... y bellas, en tus palabras.

    besos

    ResponderEliminar
  9. Así pedido, tu voz parece la de aquellas sirenas tan irresistibles, que Ulises hubo de atarse al palo de su nave. Y ahora, amiga mía, lo invitas a que se desate... Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Hola niña contenta, entregate a la vida y a la felicidad.

    Besotes

    ResponderEliminar
  11. Así me gustaría ya a mi que se me entreguen!! Jejeje

    ¡¡Besitos May!!

    Marizu

    ResponderEliminar
  12. Elquemastehaquerido30/3/11 6:01

    Entregas como la tuya solo se consiguen cuando dos vibran como tú lo haces, quién estuviera a la altura de tu Alma, quién.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Si uno es un Ulises... son tus cantos de sirena los que nos arrastran hasta esta isla llena de hermosas letras... tú debes de ser Leucosea, una de las tres hijas del dios Aquelaos, de las tres hermanas era la que leía los textos y cantaba...
    En está ocasión, utilizaré la misma estrategia de Ulises para poder pasear por tú "isla", y no caer en la perdición de tus encantamientos verbales.

    Le taparé los oídos a mis marineros con tapones hechos de cera, y pediré que me aten al mástil de mi barco pirata... de ésta manera podré "escucharte" y disfrutar de tú canto embrujador, y en el más absoluto de los silencios, poder disfutar de tú voz... una y otra vez...

    Este pirata, te envía un beso con sabor a botella de ron... :-)))

    PD.- Me han encantado tus letras...

    ResponderEliminar
  14. ¡Que versos!

    En cada uno está tu escencia de mujer, bellísimo.

    Alejandro

    ResponderEliminar
  15. Yo sigo encantado, no solo de tus letras, no solo a momentos, sino por lo que me reste de vida, aunque tú no lo sepas.

    ResponderEliminar
  16. Si tú eres la de los nudos, seguro que será difícil que quiera soltarse...¡ay, mi linda canallita!
    Besitos, Mayte

    ResponderEliminar
  17. Espero que tu Ulises arribe a buen puerto pues tus versos se lo han puesto...facil,pero si como él, le atrasan la arribada a su Itaca pues que lea y disfrute.
    Biquiños de A.Dulac

    ResponderEliminar
  18. Gracias por pasar a desvariar conmigo un ratico....por disfrutar conmigo de los cantos, de la vida...de los Ulises que marcan las letras que me hacen flotar entre palabras y compartirlas con ustedes, por ser parte de ustedes siendo mías.

    Abrazos a repartir!

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.