Adiós.



Has vuelto con el frío calando en la memoria, como si apenas hubiese sido ayer la última vez que tus ganas se enredaron con las mías.  Pequeñas notas de nostalgia se resbalan en tu mirada sobre la mía. (como me gustaba desnudar tus lunares bajo la luz de esta misma luna).

Las paredes de la habitación se craquelan bajo el peso de nuestros sentimientos,  hundidos sin remedio,  bajo la pintura que ha cubierto el tiempo.   Nada parece real junto a ti, la noche incluso se vuelve impredecible, deja caer  explicaciones, sin que  nadie lo haya pedido.

Las fronteras de la piel están a punto de ser expuestas.  La tristeza ronda las heridas , que cerradas claman dolor por dentro.  Lo palpo, vibra, lo respiro y sé que todo está por terminar.  Que en este momento todo se detendrá cómplice de un reloj sin segundero.  Que volveremos a ese cementerio,  dónde unir tu alma a la mía es mapa perdido en la oscuridad.

No, mi niño.  No te detengas más ante mis labios, no roces con tus palabras el abrazo que alguna vez necesite y no quiso prodigarse.  Sigue tu destino como siempre lo hiciste. Sin dejar huella, sin olvidar tu sonrisa sobre mi hombro, sin recordar que mi nombre es fuego ardiendo en tu sangre.

Te lo pido.   Si alguna vez fui parte tuya –como juras-  no intentes traspasar mi corazón.  Ignora el daño.   Si ves la herida abierta, déjala secar, da la vuelta, sin pudor.  No te detengas, sé valiente, no me hagas sentir en un solo momento que contigo todo es posible, que las estrellas son manta que calienta el deseo, que la historia no ha de tener final.    Márchate y no recuerdes donde te espere cada madrugada bajo la promesa que los dos rompimos, deja atrás la eternidad que se fugo complice de aquél beso oxidado. 

Amor abre tus brazos.  La nostalgía te abrazará, vendrá por un tiempo a jugar contigo la soledad.  No te preocupes, no sufras, volverás a vibrar.    Anda, ven junto a mí.  Toma mi mano, guarda silencio,  es hora de acunar –nuestro- último Adiós.




© Mayte G

28 comentarios:

  1. Me ha encantado este mini-relato, muy bonitoooo!
    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Es frío el adiós, más a sabienda que será el último. Pero más heladora es la falsa esperanza del me voy y vengo pero me vuelvo a ir...

    Preciosa prosa, Maite.

    Besos

    ResponderEliminar
  3. ...sencillamente precioso¡¡ Me ha gustado muchísimo este "Adiós"...
    "Las estrellas son manta que calienta el deseo"...bella frase. Mis felicitaciones. Saludos y que tengas una buena semana.
    Ramón

    ResponderEliminar
  4. Los adioses son tristes, hasta dolorosos, a veces, sin embargo me parece más dolorosa aún la distancia entre dos cuerpos que se rozan piel con piel sin llegar a sentirse nunca.

    Tu prosa se hace poesía al rozan el alma.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Es muy bonita tu entrada, bonita y triste, pero es así, hay muchas formas de decir adiós, creo que la tuya, con todos esos llamamientos, es la mejor que he visto.
    Aprovecho para agradecerte tus visitas a mi espacio, en verdad las valoro.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  6. Hay adioses que han de romperlo todo, el corazón y el alma, los relojes y las fotografías.
    Pero yo te diría que le dejes ser siempre parte de ti misma.
    Puede y debe hacerse.
    Cuando el receptor de ese adios, es allguien que te quiso como nadie.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen relato aunque triste. Pero bueno alguna vez en nuestras vidas nos ha tocado vivir momentos como estos. Te mando saludos y espero q estés bien.

    ResponderEliminar
  8. ¿Adios?

    Solo hay que renunciar a lo que nos da mas lagrimas que sonrisas.
    Mas dolor que placer.

    Entonces si, hay que invitarlo a marcharse.

    Si no es el caso, prefiero dejar la puerta abierta.

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola Matrioska!
    Mucho sentimiento.

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  10. Hola niña, que bonito relato, que dulce adiós.

    Estos días no ando muy animadilla, pero sigo por aquí :-)

    Un besote guapa.

    ResponderEliminar
  11. si hay algo que no soporto son las despedidas (no sé como hacerlo) nunca digo adiós pero reconozco que hay ocasiones es las que es necesario... pero me gusto tu adiós sonó como un hasta siempre.

    besiño.

    ResponderEliminar
  12. Elquemastehaquerido1/2/11 20:47

    Un adiós como el tuyo, de la mano, con tu compañía es de los mejores sin duda.

    Besos.

    ResponderEliminar
  13. Hermoso texto en prosa poética en la que dices adión de una forma muy auténtica.
    Saludos

    ResponderEliminar
  14. Espero con todo el sentimiento no tener que tomar tu mano un día para decir solo adiós. Aunque en prosa sea tan bello, en realidad la dureza no se puede negar, aún así logras que sea suave y sereno.


    Beso.

    ResponderEliminar
  15. Lo formidable es el ritmo. Esa manera de llevarlo a uno entre suspiros y tensiones al final. La entrada es como un puñetazo en la sien que te impide ver a otra parte.

    ResponderEliminar
  16. Eres tan clara en cuestiones tan terribles, que incluso un adiós es dulce.

    Besito!!

    ResponderEliminar
  17. Sir Brain..."deber" es una de las palabras que no uso en mi diccionario particular ;)

    Las emociones pasadas...al final del camino siempre forman parte de un pasado, que ha dejado de vibrar en el presente, porque vivir es seguir nuestro destino sin atarnos a lo que fue.



    Jorge: No hay renuncias...nada se deben, solo siguen su camino porque asi ha sucedido...lo de las puertas abiertas...creo que las cosas tienen un por qué y suceden o no cuando sean, pero sabiendo reconocer cuando no hay más por andar juntos.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  18. Juan Camilo...bienvenido a mi Matrioska...espero que sino siempre, casi siempre sientas un golpe directoa tus sentidos al leer lo que desvario...
    Besiño.

    ResponderEliminar
  19. Blau...ahora te animo un poquiño guapa!


    Trini...gracias, lo atesoro en todo lo que vales, cada palabra ;)

    Ramón...gracias...por tus palabras. ;)

    ResponderEliminar
  20. Gracias...por pasarse y compartir opiniones, sentimientos...me enriquecen de verdad, es un gusto enorme...

    Besiños a repartir!

    ResponderEliminar
  21. Que el adiós sea definitivo, no un voy/vuelvo que nos deja la semilla de la duda, deshojando maragaritas inútilmente.
    Rebosa dulzura, comprensión, pero también firmeza.
    Besitos, Mayte. Muchos muchos.

    ResponderEliminar
  22. Good bye my lover fue una canción que envié a una mujer con la que acababa de romper muy dolorosamente. El juego de la atracción y el rechazo, el todo o nada, el ni contigo ni sin ti, era habitual entre nosotros. No era amor, ahora lo sé, era pasión, puro fuego que lo arrasó todo quemándonos de placer. Suena contradictorio, y efímero. Pero nos queda esa canción, y un adiós de leyenda.

    Un abrazo,
    Ricardo

    ResponderEliminar
  23. Virgi, nada mejor que un Adiós sin palabras...pero si inspirado en miradas.

    Un besiño, Canallita.

    ResponderEliminar
  24. Un adiós terrible y contundente en la belleza del amor que emanas en cada palabra.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  25. Puede que una despedida y un saludo sean los extremos de un horizonte que se unen a través de tus palabras. Puede que no exista ese “adiós” que no sepa desnudar lunares. Puede.

    Beso

    ResponderEliminar
  26. Elquemastehaquerido3/2/11 1:00

    Profundo y real.

    Besos.

    ResponderEliminar
  27. Me ha encantado reconocer y leer una palabra tan bonita y descriptiva como es "Craquelar"...

    Mi piel... se craquela y emociona al leerte... gracias por compartir tus hermosas letras... ( abrazos craquelados desde el corazón de la "piel de toro".. ;-)))

    ResponderEliminar
  28. Un recordar friamente un calor perdido...no es buena cosa y así lo describes,lento, bello y triste.
    Biquiños de A.Dulac

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.