Bugambilias.



El viento acaricia insolente nuestros cuerpos, el aroma a bugambilia inunda el atardecer. Su color inunda la terraza,  la luna que apenas asoma con su perfume de plata pulida, rezuma sobre nosotros.

Tomas mi mano, miras la curva de mi brazo contra el tuyo. Ese espacio de piel tan blanco como la leche, tan sensible a la sutil caricia de tu dedo meñique que insolente viaja despacio para ganar la cumbre de mi hombro desnudo. Corre hasta la línea muda del nacimiento del cuello. Después de hacer equilibrios controlados sobre la línea de la clavícula y a riesgo de caer resbalando sobre mí pecho para quedar muerto a causa del vértigo de la caída. Descansa sofocado por el pálpito de mi respiración ansiosa. Me miras y todo se ilumina como el reflejo anaranjado derramado sobre la piel al atardecer.

Te acercas y tu voz me envuelve como paciente el cazador a su presa. Repito tu nombre como un conjuro que me devuelva a la realidad. Es inútil. El cielo, el viento y tú se han confabulado bajo suaves oleadas de mar, han hecho un trato contra esa pared tan blanca como el mármol para ponerme dentro de un halo magnético. Me arrinconas.

Respiro en ti, formas parte de todo aquello que toco, que miro, que huelo y pruebo. Tengo lo necesario. Te tengo a ti, nadie más puede tenerte. No hay espacio para nadie más. Puedo beber de tu fuente en este atardecer que me refresca y caer sin sentido hasta estallar de esencia concentrada. Hasta envenenarme por sobredosis de tu locura. De aroma a ti, de tus cabellos oscuros ondeándose con la suave brisa, de tu pecho inquieto palpitando, de tus labios de la curva suave de tu nariz rozando los míos.

Todo se desvanece en el abismo de tu mirada, no importa nada más en este momento en el que me pierdo en ti sin opción a huir, sin querer hacerlo.  Eres irreversiblemente mío como lo soy yo de ti. Ahora lo sé.



© Mayte G 

24 comentarios:

  1. Me gusta tanto la intensidad del abrazo del cuadro que hasta la segunda vision no vi las flores.

    La mano, si. La mano la vi.
    Y como envuelve con las piernas.

    Reconozco que debido a mi muy conocido poco equilibrio mi mano estaria en la clavicula milisegundos. Un palmo mas abajo es posible que se entretuviera un poco.

    Aynsss. Es que escribes unas cosas.

    ResponderEliminar
  2. Como puede alguien recordar las bugambilias y relacionar su aroma con la sensación que describes, no paras, consumes, arrastras Mayte. Tus palabras son anclas directas no sé si a la piel o a los sentimientos, pero te lo llevas todo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. esos aromas que nos hacen trasladarnos a los rincones mas romaticos de nuestro ser, ese aroma a dulce flor que transcurre entre los pensamientos solo acaricia la tierne gota del olvido.

    Hermosoo!!

    Besos y abrazos mayte!! =)

    ResponderEliminar
  4. Precioso escenario para un encuentro amoroso, fundiendo aromas, luces, sombras y colores en un solo abrazo dejándose llevar por una suave melodía que acaricia los sentidos y enciende el alma.

    Besos

    ResponderEliminar
  5. Descubriendo lo que ya sabías y en una escena para enmarcar, tal como la prosa poética que has escrito.

    Besos

    ResponderEliminar
  6. Elquemastehaquerido3/2/11 15:59

    Arrullo y aromas llenos de sensualidad en tu mirada.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. bellisimo recorrido con un aroma especial,me gustó mucho, muchas sensaciones...

    besiño mayte.

    ResponderEliminar
  8. Has creado un marco idílico incomparable y lo has envuelto en un halo romántico lleno de sensaciones. Me encanta el texto.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Texto de esencias... escrito con aromas y sensaciones que parten de ellos...
    dan para mucho puestos en tu sentir,
    y me dejo invadir por tus despliegues de puros contextos.
    Frases bien unidas al corazón.
    Besiños.

    ResponderEliminar
  10. Contigo solo hay de dos...o te entregas o te rindes. ;)

    Te beso.

    ResponderEliminar
  11. Miradas que todo lo desvanecen....

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Leí tu texto, Mayte, luego leí los comentarios y me sentí en falta, pues tus lectores tienen las palabras adecuadas para colocar el texto donde se merece. Me quedo con lo que más me llegó: esos aromas que nos transportan, esos aromas que nos hacen recordar hechos que creíamos olvidados.
    Te dejo un beso enorme.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  13. Y lo dices en presente, como tiene que ser. Y ese atardecer se demora en tus verbos. Como tiene que ser.

    ResponderEliminar
  14. Pufff!!, he vuelto a leerte y a quedarme en tus vaivenes cadenciosos porque marcas el ritmo con lo que escribes niña; me ha gustado lo escrito y el marco que le has puesto.
    Si las circunstancias me lo permiten ... espero poder resarcirme de lo que no he leido.
    Biquiños de A.Dulac

    ResponderEliminar
  15. Abrazados tan estrechamente que ni el aire circula entre los cuerpos.
    El aroma de la noche los envuelve, como tus palabras en los que te leemos, mi linda.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  16. es una de mis plantas favoritas... bellísima e implacable, con espinas muy afiladas

    saludos

    ResponderEliminar
  17. Exquisito, una exquisitez de letras muy sensuales que abren el apetito de los sentidos. Besos mi linda Mayte.
    Salud-os desde mi vorágine del existir.

    ResponderEliminar
  18. Realmente delicioso... una preciosidad de texto... nada más mágico para perderse que el abismo infinito de una mirada... ( porque será que en un segundo lo dice todo una mirada..???

    Un beso entre bugambilias y desde el placer de un delicado sol que me acompaña en la soledad de esta terraza y de esta otra ciudad a la que recurro de tanto en tanto..
    ;-)))

    ResponderEliminar
  19. Estimada Matrioska, andas derrochando sensualidad, el cuadro es magnifico, tanto el pintado como el que han hecho tus palabras.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  20. Mayte, que bello...gran post! ummmm leiste al anónimo :-) toda un declaración.

    Besos

    ResponderEliminar
  21. Precioso Mayte, la delicadeza florece en cada renglón.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. ¡Hola!
    un relato que trasmite sentido al seductor ambiente creado con las buganvilias y una caricia...

    Saludos de J.M. Ojeda.

    ResponderEliminar
  23. Esto es hermoso, refresca el alma, esta leno de sentimiento, gracias por producir esto tan hermoso

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.