Hiriente Belleza.


De las montañas,  de su huella,  de ese lugar de donde provienen todos mis recuerdos,   se desprenden instantes de fugaz belleza que van desquebrajando mi Alma.  Algo parecido a las luciérnagas bajo la oscuridad de la noche ondeando sus alas envueltas en luz. Las montañas se abrazan unas como enormes gigantes esperando despertar, son cómplices de las nubes que ocultan bajo su esplendor todos sus secretos.

Es silencioso, y apenas se puede escuchar murmurar a las cascadas que sin pudor alguno resbalan entre las rocas acariciándoles al caer. La humedad se hace presente y tal como la piel excitada, cada trozo de tierra desprende un aroma delicioso que lo llena todo. De este lugar surge una extraña paz en forma de hojas frescas rozando al pasar, se respira vida dentro de cada uno de sus caminos.

Me acerco cada vez más a donde los colores resplandecen como cuando era niña. Las ruinas y los bailes de ancianos al atardecer, huella perenne que el tiempo no toca. El tiempo se ha detenido, la melancolía y la alegría se mezclan con las costumbres de siempre. Sigue la vieja chimenea funcionando y las tablas con lazos de colores deslizándose por la mirada. Los dulces de leche, el sabor a canela y vainilla en un tazón de barro lleno de hermosas figuras danzando entre mis labios que tibiamente sonríen bajo la lluvia de  precoz invierno.  La luz ámbar de  los quinques me acompaña. Cerca del lago un par de hombres ensayan melodías antiguas. Sus yemas chocan contra las cuerdas de las guitarras, las toman entre sus brazos como a una hermosa amante que les regala con su voz hecha música.

Tu recuerdo me golpea, casi al mismo tiempo que un relámpago cae sacudiendo las hojas de los árboles que me rodean. Mil gotas inundan la estancia. Una de ellas ha escapado. Rebelde y salada cae sutilmente por la memoria. No hay Belleza que no hiera.



Mayte G©

30 comentarios:

  1. Justo hiere, como tus palabras de tanta cercanía, de recorrer viejos parajes de tu alma, de esa música de fondo, si Mayte, tu belleza también hiere.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Así es Maite. Todo lo que fue belleza, lo que se presiente y siente bello, luego, al rememorarlos, nos roban alguna lágrima. Más cuando fue maravilloso cuando permaneció.

    Precioso

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Es que la has contado de una forma tan emocional, que es imposible que no termine haciendo daño. Es sublime lo que transmitiste! Me encanta como escribís, mi querida Mayte!

    No sé si lo merezco, pero mil gracias por tanto afecto!!

    MUCHOS BESOTES HERMOSA Y BUENA SEMANA!!

    ResponderEliminar
  4. Yo solo puedo decir que me parece encantador.

    ResponderEliminar
  5. sugerente y terrible... innegable

    ResponderEliminar
  6. El título del relato quedó muy bien. Los recuerdos son así, una mezcla de varias sensaciones, casi como un licuado, luego lo bebemos y nos quedamos quietos un buen rato.

    No hay belleza que no hiera…totalmente.

    Besote!

    ResponderEliminar
  7. Nostalgia, nostalgia...todo lo bello al recordarnos aflojan nustro sentido. Exelente entrada...Espero que tengas un buen comienzo de semana. besos


    http://el-ser-bohemio.blogspot.com/
    http://mi-adn.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  8. Me quedé pensando cuando belleza pude apreciar a lo largo de mi vida.. no demasiadas en ralidad.. pero es inevitable que hasta lo mas bello nos robe una lágrima como lluvia no deseada...!!!
    Bellisimo escrito!!!
    Besos y buena semana cielo!!!

    ResponderEliminar
  9. Qué gran verdad has dicho: "no hay belleza que no hiera"... Precisamente en Dido hay una frase que se le asemeja mucho: "Hasta lo más hermoso, reina Dido, tiene capacidad de herir". Qué hermosa evocación la que haces, ese encuentro con los recuerdos gratos hasta que, como un latigazo, surge el que nos duele. Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
  10. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  11. Impecable y emotivo, querida Mayte.
    Estás tan inspirada que te leo con toda mi dedicación, dulcemente, como te siento.
    Un abrazo, cielito.

    (me equivoqué antes, sorry)

    ResponderEliminar
  12. La belleza nos hace llorar cuando recordamos su perdida.

    O por el sindrome de Sthendal (que nunca he parecido).

    ResponderEliminar
  13. La belleza nos vuelve vulnerables... esa es la gran verdad.
    Sobre todo cuando sabemos que hay ojos que siempre supieron disfrutarla.
    Ahora nuestros ojos están solos... ante esa pequeña catarsis.
    LA belleza es lo que nos mantiene unidos.
    Y tú lo sabes.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  14. Hay un sentimiento profundo, y ese es el que vives y transmites total y absoluto en el momento en que vibras.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  15. Creo yo que lo hiriente està en uno y la capacidad de uno resistir cuando nos quieran herir. Besos mi Linda Mayte.
    Salud-os desde mi montaña existencial.

    ResponderEliminar
  16. LA HUELLA DEL OJO:
    "ESCRIBIR ES TRATAR DE SABER LO QUE UNO ESCRIBIRÍA SI UNO ESCRIBIERA". Marguerite Duras

    ResponderEliminar
  17. ¡Hola Mayte!
    precioso relato.
    Los recuerdos siempre son bien venidos a pesar de correr el riesgo de esa lagrima viva...

    Saludos de J.M. Ojeda

    ResponderEliminar
  18. Me alegro que te haya gustado la receta, jajajaja!!

    BESOTES PRECIOSA!

    ResponderEliminar
  19. Eres pura melancolía, belleza que se mete por los poros y terminas sintiendo cada palabra como propia Mayte.

    Besitos11

    ResponderEliminar
  20. Mayte la belleza nos sacude el alma y el cuerpo, cuando sentimos su perdida, las lágrimas acuden como un abrazo cálido a nuestras mejillas. Lo bello es que la tuviste, eso perdurará siempre en ti.
    Un beso Mayte.

    ResponderEliminar
  21. VIR...tu cariño me llega, lo sabes. GRACIAS.

    ResponderEliminar
  22. JORGE: Ese síndrome...nunca me ataco o eso creo, quizás haya tanta belleza rondandonos emocional o fisicamente que ni lo tomemos como padecimiento.

    En todo caso te beso.

    ResponderEliminar
  23. GRACIAS por sus palabras que me llegan en murmullos cerquita del sentimiento,

    Abrazos a repartir.

    ResponderEliminar
  24. a mí la belleza me asalta a través de las notas de un chelo

    pentagrama de emociones que sus 5 cuerdas destilan en cada aleteo de pestañas

    ResponderEliminar
  25. Recuerdo que uan vez, a una de msi aprejas le dije, es que no´mas de verte, me duele tu belleza!... y es tan cierto, uno siente todo, uno trasmite todo, y esa linea que configura lso alrededores, ese brillantes es como la el filo de una navaja, no lo sientes, pero con el tiempo duele!.

    Besos y abrazos Mayte!!! :)

    ResponderEliminar
  26. la belleza fiel compañera de el alma que vuela besitos gaviota

    ResponderEliminar
  27. No tengo más que agregar, realmente estoy herido con toda esta belleza.

    Mejor me voy. ;)

    Abrazos!

    ResponderEliminar
  28. Didac...hay muchisima belleza dónde mirados, en lo pequeño. Pero más aún dónde sentimos, ahí es dónde duele, profunda y honda.

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  29. Abrazos a tod@s y que la belleza hiera solo cuándo el sentimiento supere el dolor de sentirla profundamente.

    Besiños a repartir y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  30. que recuerdo mas hermoso, mira que hasta yo me transporté allá con tus letras,lo bello es bueno recordarlo aunque duela.

    besos.

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.