Caza.



Miradas trepidantes
ocultos como tigres
al acecho, afilan
sus garras.


Multitud creciendo
salvaje entre la
oscuridad que confunde
al silencio.


Esta noche mi carne
será ofrenda que
palpita ante el
deseo.



©Mayte G.

29 comentarios:

  1. Pálpito profundo anhelando la lucha a fuego de dos deseos.

    Besos

    ResponderEliminar
  2. Buena ofrenda, vive dios.

    ¡Qué pena no estar cerca para acertarla!

    ResponderEliminar
  3. Casi bordeas el miedo que da... un miedo dulce, donde la pasión parece querer ser la protagonista,
    y es bueno...
    tener esa sensación de ser observada de esa forma... como una presa acechada...
    como siempre, estimulando a un eros que no deja atrás a su moderación.

    Besiños de luna llena.

    ResponderEliminar
  4. Ser observada puede hacernos sentir orgullosamente mujeres deseadas...
    No esta mal, nos hace sentir bien... !!!
    Besos a tu alma cielo!!!

    ResponderEliminar
  5. Menuda ofrenda, carne y pulso del deseo. Qué intensa, Mayte en esa visión salvaje y en las garras afiladas que contemplan con pasión.

    Qué bello. Un gran abrazo, querida Mayte.

    ResponderEliminar
  6. Sir Brain...no es una presa, ese es el truco de los cazadores, simular serlo. ;)

    Un besiño.

    ResponderEliminar
  7. Alma...es más disfrutar de observar que el ser observado, es algo más egoista y perverso ;)


    Jorge, No metamos a Dios dónde reina la piel eh.. ;)

    Trini, Elena, mis queridas...siempre cerca y palpitando.


    Abrazo a repartir...buena semana.

    ResponderEliminar
  8. Una ofrenda encantadora,para rendirle culto...
    Besos

    ResponderEliminar
  9. Las miradas sobre la piel que se desea y tu decides a quien ofreces el tributo de tus mieles.

    Te beso.

    ResponderEliminar
  10. YO DECLARO


    Verán que yo puedo ofrecer mi cuerpo
    con furia, sin miedo.
    Puedo hacer que mi aire
    salga cortado en trozos
    y mi sangre apresure sus rutas.
    Verán que puedo gozar mi piel con lentitud
    y ser La Alteza de mis formas.
    Mi vagina es, sin reservas, mi única brújula.
    Y no me importa lo que dicen,
    ofrezco mi carne con arrogancia.

    No es ningún tesoro mi entrepierna
    No es un trofeo mi sexo,
    es pan diario para el hambriento,
    bufet para todo huésped.
    En cualquier momento puedo dejar
    que los buitres coman de mi.
    No soy puerto exclusivo,
    ni paraíso oculto.
    Mi cuerpo pertenece a todos,
    bienvenido el lobo y el cordero.

    Voy y vuelvo por caminos
    que me son gratos y tortuosos,
    disfruto y padezco.
    Quién, sino yo misma,
    puede orientarme en este deambular
    de fiebres y agitaciones?
    Quién, sino yo,
    es la dueña de este llegar
    y desaparecer?

    Podrán reclamarme por mis dádivas
    y no me inmutaré.


    anuar iván.

    ResponderEliminar
  11. Elquemastehaquerido26/10/10 4:48

    Me fascina la cacería de la que son capaces las pieles, que no se amedrentan que van más allá de lo obvio.

    Besos desde mi Madrid, que siempre espera por tu regreso.

    ResponderEliminar
  12. Y despierte la pantera que llevas dentro y la lucha sea pasión salvaje.


    besos

    ResponderEliminar
  13. Cazadores cazados...;)

    Besos Reina!

    ResponderEliminar
  14. Niña, así vale la pena la caza.

    Un beso de inicio de semana.

    ResponderEliminar
  15. Muy bueno! Tiene mística, erotismo y un toque salvaje. En breves líneas dijiste todo! Me encantó!

    Muchas gracias por el comentario que me dejaste, veo que Yul no te fue indiferente...

    Mañana te invito a mi blog, publico mi primer relato corto (hace muchísimo que no escribo) en mi nuevo blog. Ojalá te guste!

    BESOTES HERMOSA Y ESPERO QUE PASES UNA SEMANA FANTÁSTICA!

    ResponderEliminar
  16. Mi linda niña, disfruta de todo lo que anhelas. Besitos

    ResponderEliminar
  17. Presa de amor, el amor será el banquete.
    Un beso

    ResponderEliminar
  18. Dulce tentación, peligrosa caída.

    Me enredo en tus letras bajo la piel.

    Besos, Te adoro.

    ResponderEliminar
  19. Si tu eres quien caza, me corto las garras y afilo mis sentidos para que en mi se vacien tus palabras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  20. uff no, imagen y texto unidos en pura pasión, no hay más, pura pasión.

    ResponderEliminar
  21. Leo y siento un déja-vu literario, ¿es que te he leído antes?

    ResponderEliminar
  22. No hagas locuras, pronto, Mayte.

    Te amo.

    ResponderEliminar
  23. Fauvismo literario?

    Biquiños.

    ResponderEliminar
  24. wowwww!!

    Yo espero esa noche en la que haré la ofrenda

    ResponderEliminar
  25. WILLIAM; quizás en otra vida...al menos es la primera vez que te recibo en mi Matrioska...bienvenido seas.

    ResponderEliminar
  26. JUAN ANTONIO: No sé yo si pueda compararme con Matisse, aunque sea en la versión literaria, pero mira me gusta ...me gusta lo "fauve", sí. Y me gusto siempre el Desnudo Azul II.;)

    ResponderEliminar
  27. Siempre te siento como esa ofrenda que no precisa de bandeja de plata para inmolarse cuando arrecia el dolor de las heridas ocultas y la necesidad de ser quien derribe las murallas o muestre la desnudez de sus palabras a las tinieblas.

    Todos cazados, todas tus presas.

    Beso

    ResponderEliminar
  28. …noches salvajes, noches que se presuponen más urgentes que otras, donde las agarras se afilan más que de costumbre y el deseo palpita en la yugular.

    Un beso!

    ResponderEliminar
  29. Y el deseo se hizo carne...y se dejo seducir por lo alcanzable en espera de llegar a lo sublime.Buen escroto Mayte.
    Biquiños de A.Dulac

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.