Afuera sigue lloviendo.


El cielo azul cobalto, entremezclado con ligeros devaneos de un blanco casi inexistente, las nubes van agrupándose insolentes, como soldados listos para la guerra. Dentro el viejo diván me acuna, con su vieja tela delimitando los cuadros de colores ocres, mis dedos le acarician en un ademán de protección. La brisa apenas se cuela por los resquicios de las ventanas, la madera de las escaleras cruje despacio al caer las hojas, las últimas que se quedaron del otoño lejano, las margaritas y girasoles bailan al ritmo de las primeras gotas de lluvia que las nubes dejan caer en su ataque de frescor sobre la tierra.

Todo es olores, sensaciones, sabores, recuerdos conservados en la memoria, como botes de hojalata que se abren cuándo la conserva esta madura. Me arropo con la manta, me ovillo y observo como resbala cada gota por el ventanal, cada vez más fuerte, cada vez más insolente. Casi como la última mirada que se niega a morir, como si supieran del calor dentro y pidieran asilo, como lo piden tu cuerpo y el mío azotados de deseo por la lejanía. Respiro quedito y se empañan los cristales, el calor de mi cuerpo es la envidia del frío que azota los árboles haciéndoles danzar incansables.

La música suena lenta y suave, arrulla el dolor que convive con la tristeza, la vuelca en sonrisas de recuerdos del presente, tú recuerdo. La mente divaga, para hacerle compañía a la luna que apenas aparece y esconde tu mirada de la mía. Recelosa me niega los versos que caen de mis labios a los dedos, plasmándose como siluetas oscuras en papel maleable lleno de vida.

Esta vez el cielo se torna embravecido en relámpagos y estruendos, la tierra se humedece casi hasta diluirse, te llamo en silencio, te busco en la distancia y me pierdo sin regreso. El sueño me nombra incansable, me rindo a su llamado.

Afuera sigue lloviendo.



©Mayte G.

16 comentarios:

  1. ... y en tus adentros sigue diluviando, soñando.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Las tormentas presagian....tormentas.


    besos

    ResponderEliminar
  3. Un triste otoño... si con necesidad de un abrazo que arrope!
    Besos abisales

    ResponderEliminar
  4. Hola, eres muy amable, muy agradecido de estar aquí, es un lujo,gracis, muchos besos, buena noche.

    ResponderEliminar
  5. Afuera llueve.

    Bajo la mantita el recuerdo mantiene un calorcito constante.

    El sueño traera la presencia deseada.

    Pero eso no basta.

    ResponderEliminar
  6. Las lluvias, siempre ejercieron un poder especial en mi... quizás es cierto, tener la posibilidad de ver como se estrellan en la ventana y verlas caer como despues de un suicidio... te hace pensar, soñar, querer sentir a aquel que esta lejos o cerca... quien sabe!!!
    Besos cielo, como siempre me voy prendida de calidez!!!

    ResponderEliminar
  7. La distancia solo será un suspiro, lo sé,lo presiento, muy pronto Mayte, ya no la habrá.

    Te amo.

    ResponderEliminar
  8. Eres tan tierna como el viento que roza los recuerdos, y tan intensa como el aroma del deseo y esa combinación, siempre es un delirio.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Tormenta en las afueras y en los adentros. Empapada la tierra, anegada el alma. Sólo el sueño puede elevarnos del naufragio.

    Hermosa prosa

    Besos

    ResponderEliminar
  10. Quizá las tormentas vengan a recordarnos... que nos gusta tener dos refugios... uno para el cuerpo... y otro para el alma.

    Tú te mereces tenerlos a ambos.

    Besiños.

    ResponderEliminar
  11. Buenísimo el texto. Yo debo ser alienígena, porque amo la lluvia, me fascina, pero no me produce melancolía; todo lo contrario, me da alegría!

    Muchas gracias por tu visita.

    BESOTES PRECIOSA Y BUENA SEMANA!

    ResponderEliminar
  12. Lluvia y melancolía, si me preguntas es una excelente combinación para mí, no sé siente el frío, no se siente el viento del otoño. Bellísima la delicadeza de la nostalgía que encuentro en tus letras, un gusto leerte.

    ResponderEliminar
  13. Pues seré extraña pero yo no siento tristeza o nostalgia, siento el otoño en todo su esplendor en cada sentido, no espera solo recuerda la piel que ha de llegar pronto.

    Me gusta mucho lo que percibo Mayte.

    Besito!

    ResponderEliminar
  14. ¿Sabes, Mayte, que me trae melancólicas sensaciones de mi adolescencia?...
    Me ha dejado un sabor agridulce.

    Te abrazo, cielo.

    ResponderEliminar
  15. La ventana mostrando el exterior mimetizan a uno, es lo que se ve lo que se une con aquello pensado, se potencian, la película vuelve a empezar, la maquinación, el recuerdo, pero todo tiene un final, hasta las peores tormentas; ya vendrá.

    Beso!!

    ResponderEliminar
  16. Bendito sueño que rinde nuestras galeras invitándolas al descanso.
    Un abrazo de A.Dulac

    ResponderEliminar



Copyright ©Mayte G. Todos los Derechos Reservados.